Buscar este blog

4 nov. 2013

Quiéreme mucho.

Cuánto daño han hecho las baladas , esas canciones poperas/rockeras de amor que logran que hasta el más duro del barrio se convierta en Lord Byron por 4 minutos. En muchas de ellas se enarbola sin complejos la bandera de un concepto de relación pasional en las que el adulterio , la falta de lealtad, la mediocridad en la correspondencia  o acaso la más enfermiza de las codependencias forman parte del libro de recetas del pastel del romanticismo. Con el beneplácito de los "40 principales" nos mimetizamos sin percatarnos en el absurdo de estribillos a lo :
 
No sé qué voy a hacer
si no te vuelvo a ver
el mundo entero se me volverá a caer.
 
He visto anuncios de compresas con más elocuencia y rigor que la mayoría de canciones de este género musical. En cualquiera de los casos, nos emociona ( y sospecho que más a algunas que algunos) dejarnos mecer por esos guiones de la más perfecta, tormentosa, única, escabrosa historia de amor ; que si bien no hay dudas de que cualquiera, incluso sobrio, puede llegar a sentir en la vida real, las limitaciones de la puesta en escena ya son otros derroteros.
 
 
 
Podría escribir ríos de sangre u horchata, al gusto siempre del consumidor y convertir esta entrada en una egocéntrica y desproporcionada tesis doctoral acerca de qué entiendo por amor pasional,  cuál sería el ideal de concepto sano de relación , sexualidad, o qué es lo que nuestras inseguridades reflejan cuando elegimos o nos dejamos elegir; qué es lo que pasa por la mente del ser humano en su avidez de cópula , en su vanidad durante el proceso de la procreación.
"La desesperada necesidad de aprobación siempre esconde una muy baja autoestima, la cual se intenta compensar, mostrando claves de atractibilidad. La aceptación afectiva, para las personas que sustentan este estilo, es cuestión de vida o muerte. Es el aire que los mantiene vivos. " Walter Riso

Pero creo que el mundo de la filosofía, sociología y psicología cuentan ya con incontables teorías de fantásticos profesionales (entre los que no se encuentra Freud) que nos han ilustrado suficientemente bien como para no dejarme arrastrar aquí por uno de mis arrebatos narcisistas.
"El primer paso a dar es tomar conciencia de que el amor es un arte, tal como es un arte el vivir. Si deseamos aprender a amar debemos proceder en la misma forma en que lo haríamos si quisiéramos aprender cualquier otro arte, música, pintura, carpintería o el arte de la medicina o la ingeniería.” Erich Fromm (El arte de amar)

Traspaso e ilustro el ecuador de la entrada de hoy con referencias de parejas/ex parejas célebres que por un motivo u otro me han alimentado una cierta admiración.

Monica Belluci y Vicent Cassel: guapo y guapa.

 
“Creo en el amor, pero no en la fidelidad. Es lo que me interesa, el amor. De lo demás prefiero no enterarme. .... Creo, entonces, en la fidelidad del corazón. Sobre la del cuerpo tengo más dudas. Una traición de la carne es menos grave. Lamentablemente, no existe una ley que mantenga juntas a dos personas o un contrato que las obligue a seguir. .....Así es cómo funciona una relación de pareja. El hasta cuándo es imposible saberlo”.

Vicente Ferrer y Anna Perry: hasta que la muerte nos separe.


"Vicente y yo llevamos 40 años en Anantapur. Cuando nos conocimos, yo era una joven periodista que trabajaba en Bombay y él un famoso jesuita. Se cruzaron nuestros destinos y empezamos aquí [en Anantapur] con las manos vacías, para acabar levantando lo que hay ahora. Es una bonita historia. Es la historia de muchas vidas: las nuestras, las de las familias de los pueblos... Si nadie las escribe, las historias y las anécdotas se olvidan. Y, ¿quién podía hacerlo? Yo. Me ha llevado casi cuatro años escribir este libro" .

Chavela Vargas y Frida Kahlo: más que amigas.


Chavela con 81 sabios y experimentados años no dudó en gritarle al mundo a través de la televisión colombiana que era lesbiana. Tenía una estrecha amistad con los pintores Diego Rivera y Frida Kahlo, con la que aseguró haber tenido un idilio amoroso.

Oscar Wilde y Sir Alfred Douglas: la delgada línea entre el amor y el odio.


“En tanto estuviste a mi lado, fuiste la causa de la ruina total de mi arte; y por esto, porque consentí tu perenne presencia entre el arte y yo, siento ahora semejante vergüenza, tan insuperable pesar“La tragedia se mi vida (carta de Wilde a Douglas desde la cárcel) 




9 comentarios:

  1. Hay una película de Nicholas Ray, "En un lugar solitario", en la que se encuentran dos declaraciones de amor antagónicas. La primera, y, probablemente, la más espuria que he escuchado en mi vida, la suelta un policía, conocido de Bogart, al que hacía tiempo que no veía.
    -- ¿Qué tal te va? -- dice Bogart.
    -- Bien... ¿sabes que me casé? -- responde el poli.
    -- ¿Y eso? --- pregunta Bogart.
    -- Ya ves... tenía unos dólares ahorrados...

    Por el contrario, hay otra, probablemente la más trágica y desgarradora declaración de amor que haya en toda la historia del cine:

    Le preguntan a Bogart si seguía queriendo a Gloria Grahame, quien le había abandonado, harta de su alcoholismo y arrebatos de mal genio... él sólo responde:
    -- Nací cuando me besó. Morí cuando me abandonó. Viví unas semanas mientras me amó.

    Claro, que Nicholas Ray era mucho Nicholas Ray...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido (por aquello de querer que te quieran) Duvslav:
      Gracias por tu más que nutritiva aportación. Me he reído sonoramente leyendo tu anécdota de Bogart, y es que hay que tener muy buen sentido del humor para contestar eso....eso de "morí cuando me abandonó"!

      Eliminar
  2. Querida,
    Me he reído mucho con el nuevo trailer de El diario de Noa. Curioso esto de la dependencia ...y curioso también el extremo opuesto en el que caemos al intentar evitarla, ese " rompo una relación porque lo que me da en pareja no es suficiente..." me pregunto: ¿suficiente para llenar un agujero de necesidades emocionales insatisfechas probablemente imposible de llenar por ninguna pareja del universo?

    También recordaba dos citas que aparecen en el libro de Walter Riso:

    Espero curarme de ti en unos días.
    Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte.
    Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno.
    Me receto tiempo, abstinencia, soledad.
    (Jaime Sabines)

    Si me engañas una vez, tuya es la culpa.
    Si me engañas dos, la culpa es mía.
    (Anaxágoras)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aportación Lei.

      "Honest trailers" en esta entrada , si bien el autor de esas publicaciones cuenta con un agudísimo sentido del humor, me pareció una buena muestra de cuán distorsionada tenemos la percepción de nuestras realidades en cuanto se trata del tema afectivo sentimental. Escribimos guiones, los representamos y nos enganchamos a nuestro rol, sin pensar que quizás las cosas no son lo que parecen.

      Respecto a Walter Riso creo que en él podemos encontrar algo que muy pocos especialistas tienen, y es la más que probada capacidad de posicionarse en un discurso divulgativo, donde el que menos debería poder y querer entender qué le está sucediendo a sus emociones. Pero tal y como decía Anaxágoras, el que se engaña, el que no comprende, es porque no quiere, no porque no puede.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Magnífica aportación. Muchas gracias. Para mí ,sin duda alguna , el más enriquecedor y saludable a la vez es el sentimiento y vínculo amoroso entre Vicente Ferrer y Anna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Berta por tu apreciación. Comparto tu misma visión, aun desconociendo la verdadera intimidad que en su día pudieran haber compartido la pareja Ferrer, el concepto de "unidos por el bien del mundo" es lo más sano y romántico que ahora mismo puedo imaginar.

      Eliminar
  5. Para mi uno de los mejores libros que he leído sobre psicología amorosa es "La insoportable levedad del ser" (Milan Kundera). Cito: "En la vida todo lo que elegimos por su levedad no tarda en revelar su propio peso insoportable". He dicho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David por tu estupenda y filosófica cita (además me recuerda que dejé medias la lectura de Kundera). Y es que efectivamente la levedad...la ligereza con la que en la vida a veces confundimos por ejemplo pasión con amor y nos vinculamos a alguien, termina teniendo más peso del esperado, casi insoportable. "Se preguntó si le mentía. Se respondió que acaso habían mentido todos, incluso él; [...] que la absoluta verdad no existe, y que cada uno es víctima de su propia verdad, la sepa o no, la diga o no la diga." (La pasión turca)

      Eliminar

Te escucho: