Buscar este blog

20 abr. 2014

mujerYego (con y), hombres y libros


23 de abril:  Día Internacional de los Libros , Sant Jordi para los colegas catalanes y su delicada cuatrocentista costumbre de regalar rosas , así como fecha de muerte de Shakespeare, Cervantes y Garcilaso de la Vega. Este año había que hacer algo especial en lugar de dedicarme a pelar impúdicamente la pava en el bar de siempre, aunque fuera para colgarlo en facebook y tirarme el pisto de lo nutrida que estoy.

Así que aquí os dejo 3 electrizantes propuestas de plan para el miernes:
1. para los callejeros de Madrid: música en directo de modernos, firmas de libros y hasta cerveza gratis en La Central de Callao .
2. para los tranquis con complejo de allanadores de morada:  jornada de puertas abiertas en la R.A.E.
3. para los caseros: adentrarse en una lectura breve y nada laberíntica en su redacción original en francés, un must para los simpatizantes de Camus y un puntito ególatras como yo me considero ... y como parece que también lo era su histriónico protagonista CALÍGULA, un idealista sin causa. 

hay una etiqueta verde porque el libro lo he cogido prestado de una biblioteca pública, por aquello de amortizar los impuestos ya que los pago

Me pasó el otro día que me salté sin querer unas cuantas páginas de un ladrillo infumable que tenía entre manos (no era un best seller, no os escandalicéis) y cuando me di cuenta  retomé su lectura recomenzando donde lo había dejado. Llegué a la conclusión de que me hubiera enterado igual de la historia sin la lectura de aquellas páginas omitidas por error. Lo mismo sucede a veces con los hombres y su paso por nuestras vidas.

Hablemos de 3 casos, mis favoritos:
- El "colega". 
Lo que parecen: afables, leales y buenos compañeros.
Lo que son: peter panes con horizontes oportunistas.
Pros: tendrás con tu pareja un ocio incomparable, carcajadas, un rico lenguaje propio, complicidad de barra, conversaciones multidisciplinares como con ninguna de tus amistades.
Contras: no tendrás nada más. Es taaaan colega que no le interesa tener en cuenta las responsabilidades que implican un verdadero rol de pareja. 


- El "mujeriego". 
Lo que parecen: inverosímilmente guapos o atractivos, perfectos seductores de firme autoestima, con una lista interminable de walkirias dispuestas a entregarles el alma. 
Lo que son: frívolos que rara vez cultivan algo más que su físico sin mención a su moral, inseguros cuyo ego se desmorona con una leve brisa de aire, su público habitual son personas manejables que se ven a sí mismas como laureles de latón.
Pros: como fuentes de placer express a muy corto plazo son los mejores. Su modus operandis está pulcramente pulido y es muy probable que , si es un buen profesional y tú una buena rival, su buen gusto a la mesa (los mejores contratos se firman sobre papel de servilleta)  y en otros ámbitos en general deje huella en tu memoria . Al rey lo que es del rey.
Contras: si no eres una persona muy segura de ti misma y/o antropóloga de vocación, los mujeriegos son el espécimen más tóxico que has podido cruzarte en el sendero. Huye.


- El "cómo conocí a vuestro padre".
Lo que parecen: buenos chicos dispuestos desde el minuto uno al compromiso.
Lo que son: gente con serias carencias afectivas que si aún están solteros ten por seguro que no ha sido por decisión propia.
Pros: aportan cierta estabilidad, serenidad y no son fans de entrar en conflictos fácilmente.
Contras: la madre de sus hijos, su esposa, su partenaire, la única mujer de su vida...a fin de cuentas podía haber sido cualquiera, no te engañes.

un hombre en el 2014 sin barba

Y es que con este tipo de clasificaciones modo herbario ON, se demuestra que no todos los hombres son iguales. Mira que nos gusta etiquetar y poner nombre a todo como si fuéramos bibliotecas... pero decidme si no lo hiciéramos ¿cómo seríamos capaces sino con los tiempos que corren de diferenciar a unos de otros con esas barbas?. Recurso estético que raro es al que no le quede bien, al que no le haga más hombre, desde hace tiempo no hay feo que con pelo en la cara no pase a ser potable, es como el maquillaje profesional para nosotras.
En este artículo se explica meticulosamente desde un punto de vista científico e histórico la evolución del look barbudo



Enviar frase


2 comentarios:

  1. Como en todas las buenas series americanas de humor, los personajes de "Cómo conocí a vuestra madre" son patéticos. A mí me parece que los hombres más inteligentes del cine de la actualidad, están alojados en las series de humor americanas. Escrutan, indagan, analizan, caricaturizan a los seres humanos y, con un sentido del humor que entienden hasta en los países más alejados de los USA, son capaces de hacer una radiografía de lo peor que llevamos dentro, sin dejarnos de provocar la sonrisa y, en muchos casos, la carcajada. Si fuésemos capaces de ver la vida como la vemos en estas series, pienso que podríamos ser mucho más felices. Al fin y al cabo, la risa es una terapia gratuita, pero eficaz. Muy eficaz, diría.

    Hay series, como Friends, Moern Family, 2 Chicas sin blanca, Frasier, Roxanne y, sobre todas, Seinfeld, que, cuando las intentas ver por segunda vez, te da vergüenza verlas... al menos a mí me pasa... Es como abrir de repente el cuarto de baño y encontrarte a uno de tus progenitores sentado en la taza del váter... No sabes a dónde mirar. A mí, al menos, me pasa. Y he pensado cuál puede ser la causa. Creo que es porque esos personajes, capítulo tras capítulo, se te van haciendo tan creíbles, tan cercanos, tan conocidos... tan queridos, que no podemos volver a verlos hacer el ridículo. Queremos que dejen de actuar como imbéciles, como los seres patéticos que los guionistas han ido forjando, metedura de pata tras metedura de pata... Son personajes LEGENDARIOS.

    Al final, por mucho cariño que los cojas, no te quedarías con ninguno de ellos. Con barba o sin barba. Es como la vida misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final de cada una de las temporadas que escribimos sin saberlo sobre nuestras propias vidas, es tal y como dices Dubslav un barreño lleno de humor, ridiculeces y en ocasiones guiones pésimamente escrito (o lo suyo al menos sería que fuera así, porque sino qué gracias tiene haber estudiado cine?). Y puede que las verdaderas series de TV nos ayuden a reafirmarnos en nuestras experiencias, en el caso de "Cómo conocí a vuestra madre" (que empeora en calidad conforme al serie avanza) ,para los de mi generación parecía hecha a medida. Espejos en los que mirarnos, de frente o de espaldas, según el perfil de cada uno...

      Eliminar

Te escucho: