Buscar este blog

13 ene. 2014

1 pastilla cada 8 horas.


Hay libros que aunque tenemos muchas ganas de leer, de desgranar, de querer que nos gusten, se tornan infumables y pueden pasar años y años impertérritos sobre nuestra mesilla de noche, o envejecidos dentro del bolso, confiando sumisamente ser desnudados algún día.
Como el conocido que parece "buena gente", es afable, correcto y nos gustaría construir con él/ella una amistad....pero es aburrido, predecible, plano como una TV de plasma, demasiado estándar. Como ese tipo que es divertido, servicial, no es especialmente feo, bebe las aguas por tí....pero simplemente no te atrae.
 
Este tipo de conflictos los sufro con el enrevesado romanticismo de Rayuela de Julio Cortázar (¿un acosador latin lover que se patea París para enrollarse repetidamente con una fumeta apodada Maga?) y con Una temporada en el infierno de Arthur Rimbaud (distinguida poesía en forma de prosa en un francés realmente accesible pero más árido que Arizona). Pero fue recientemente y de manera natural cuando torpemente superé mi culpa judeo-cristiana en un improvisado revolcón con Rimbaud y la lectura de su delicado:
Solde
À vendre ce que les Juifs n'ont pas vendu, ce que noblesse ni crime n'ont goûté, ce qu'ignorent l'amour maudit et la probité infernale des masses, ce que le temps ni la science n'ont pas à reconnaître ...
 
"Solde", Saldos en español. Época de rebajas, esta vez en el sentido literal. Tienen ustedes unos cuantos días para gastarse lo que no tienen o lo que les sobre en aquello que necesiten no necesitar. Consuman, entren, soben, excítense, posean al libro, posean al par de zapatos. Siéntanse bien.

 
Tengo una amiga (es lo que se suele decir cuando uno habla de sí mismo pero cierto pudor le impide identificarse como protagonista del relato) que nunca va de compras compulsivamente, pero toma vitaminas todos los días, desde hace más de dos años. Vitaminas para el pelo y para las uñas, vitaminas para evitar posibles infecciones en  el tracto urinario, hierro para la anemia ferropénica , yodo para lo que sea, calcio, isoflavonas para esa menopausia que teóricamente llegará dentro de 20 años, antioxidantes en la obsesiva huida de la vejez, beta carotenos para que la piel brille más que la mesa de roble del salón, vitamina C, aceite de onagra, suma y sigue.  
Y es que "adicciones inofensivas" , de estas fijaciones-costumbres que no perjudican porque sólo acompañan, hay tantas, ¿cuáles son las tuyas?
 
Luego están las otras , las celebrities del género, "las perjudiciales". ¿Quien no ha conocido a personajes  que quizás por su familiaridad con ciertas adicciones  , están dotados de un hipnótico halo de rebeldía-excentricidad pero que sin ellas seguramente no serían más que individuos mediocres?. ¿Quién no ha conocido en su vida a un Leonardo?
Time sure flies when you're young and jerking off. (The basketball diaries) 



Hoy repasemos 2 ejemplos de un subgénero: "las adicciones modernas", los engendros del siglo XXI que como figura paterna para el groso tenemos a nuestro semental honoris causa Señor Stress.
 
- DEPORTE.
La mejor cura, la mejor opción, un hábito indispensable, un excelente antidepresivo, una gran excusa para socializarte con los colegas con las cañas de después. Pero ¿pasar de no haber cogido una mancuerna en tu vida a con treinta y pico convertirte en accionista del Decathlon porque te gastas cada fin de semana medio sueldo en equipación deportiva?... Mi favorito es el fashionista triatlón, en concreto los triatletas que salen de la nada y copan de lleno su necesidad humana de pertenencia a grupo.
 
 
Repentinos deportistas , con antecedentes históricos de descarado sedentarismo, cuyo mundo gira de repente exclusivamente en torno a bici-barro-lagos congelados-tobillos rotos-running- competir para vivir- vendas de colores -que-machaca-soy. Eruditos en la materia.
- ¿sabías que si usas estas zapatillas para correr evitarás lesiones y además creo que deberías seguir el mismo tipo de dieta que me puso mi personal trainer del club de triatlon?
- ya ... llevo corriendo en soledad 10 años ,de adolescente formé parte del ballet de Bolshoi y soy una de las coballas en plantilla de Monte Sinai por lo excepcional de mi metabolismo.
- tú hazme caso que sé de lo que hablo.
Ojo amateurs que lo que critico es el rol de cosmólogo, no la sana y admirable iniciativa de reorientar vuestros hábitos.





- MóVIL
Centrémonos:
- ¿eres Ara Malikian y tienes la necesidad de estar operativo 24h porque cada día das un concierto en un rincón diferente del mundo?
- ¿eres Strauss-Kahn y el no responder a tiempo un whatsapp te puede costar que te vuelvan a empapelar por acoso sexual?
- ¿tienes un GPS en el móvil sin el cual puedes correr el riesgo de perderte en pleno desierto de Dash-e Lut ?

Si la respuesta a todas estas preguntas es no , en tu día a día tenlo en cuenta: hay vida más allá del móvil y esa necesidad enfermiza por estar siempre "telecomunicado"; disfruta tu entorno, saborea el inmenso placer de comer solo en un restaurante, de esperar el metro simplemente observando a la gente, de pasear escuchando el latir del corazón de cemento de tu ciudad. A fin de cuentas, no hay nada más enriquecedor, a la par que repugnante, que el trato humano.

Previa caída del muro de Berlín hubo familias que se pasaron 28 años sin verse, hoy en día que tengas la impagable suerte de  poder elegir libremente tomarte un café con alguien  en cualquier lugar del mundo, no implica que no debas valorar y apreciar el tiempo que esa persona elige dedicarte. Es una falta total y absoluta de respeto juguetear con el móvil paralelamente al encuentro que estés teniendo con otro ser vivo. Recuerda: el tiempo que alguien te ofrece es lo más valioso que tiene, porque ese tiempo nunca vuelve.


 
 
 

 


















3 comentarios:

  1. Bueno, bueno, ¿por dónde empezar? Te hablaré de mi adicción favorita, que no única, es la de los libros, pero deben ser libros de verdad, no pdf´s ni ebooks, ni kindle ni tablet, debe ser un libro con tacto de libro, con olor a libro, con páginas, con letras impresas, y si esas letras vienen de poetas urbanos como Jim Carroll las probabilidades de que lo abandone al fondo de la estantería, de que lo odie a fin de cuentas, son casi inexistentes.
    Conservo esa costumbre algo arcaica quizá, de preferir el contacto que la tecla, lo original que a la copia, y el móvil me resulta como vivir en una exclavitud moderna....que ridiculos nos vemos parados en medio cualquier sitio contestando un wp, comprobando si nos han respondido o mirando si tenemos algo uevo en facebook mientras nos perdemos la vida. Desde que soy madre no uso reloj, siempre miro el móvil, pero esta semana voy a comprarme uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿y por qué será que a los que nos negamos a aceptar que el libro de "tapa, páginas y tinta" esté algo denostado tb. nos pasa que preferimos un bar a un móvil?

      Eliminar
  2. En una ocasión acuñé la frase "No me siento defraudado por no haber conseguido lo imposible, pero me sentiría fracasado si, al menos, no lo hubiera intentado". Parafraseándome, verbo que acabará por entusiasmarte, diré que jamás me ha importado haber leído un libro que no me gustó, pero nunca me perdonaría no haber leído un libro que tuviera muchas ganas de leer... De todas formas, Rayuela, más que la historia en sí, que supone conocer una época y una generación determinada, es un juego de literatura... "la tura más tura de todas las turas...". Todo el que no la ha leído, se la pierde... Pero hay tantas cosas que no tenemos más remedio que perdernos...

    ResponderEliminar

Te escucho: