Buscar este blog

3 ene. 2014

Júpiter era un putero.

- "Vamos al Prado que hay una exposición temporal de Velázquez que no veas."
Cuando mis colegas me propusieron esto hace unos días deambulando por un Madrid lluvioso y apestado de zombies ociosos por los asuetos navideños , les dije :
- "Mejor vamos a un bar cualquiera que ahí sí que hay Modiglianis"
De poco sirvió mi fingida yerma pretensión porque al final me vi arrastrada, con más gusto del que quería admitir en ese momento, a hacer una de mis protocolarias dos visitas anuales a esa nuestra fabulosa pinacoteca española: una de las más importantes del mundo con el puesto nº 11 entre los museos más visitados.
Tres fueron los cuadros que de aquella visita he guardado fetichistamente en mi retina:
 
1. TICIO de José de Rivera, un poco de sangre para terminar el día.
Ticio, hijo de Júpiter y Elara, aparece encadenado a la roca en el Tártaro mientras un águila devora eternamente sus entrañas. El gigante fue castigado por intentar seducir, instigado por Juno, a una de las amantes de su progenitor.
 
2. LA CONDESA DE VILCHES de Madrazo y Kuntz y su pinta de experta en artes amatorias con las carnes prietas.
 
3. DIANA Y CALISTO de Jean Baptiste Marie Pierre, en el que se evidencia el vox populis de que Júpiter era un putero.
Ninfa de gran belleza y miembro del séquito de Diana, diosa de la caza, fue seducida por Júpiter quien para ello tomó las facciones de Diana.
 
Y fue precisamente el recuerdo del crapulismo del Dios Júpiter /Zeus en la mitología romana/griega como rey de dioses, rey de incontables raptos-aventuras amorosas, el que ha nutrido la entrada de hoy.
De los creadores de la 1ª entrega de "las normas del mercado" llega LA SEGUNDA ENTREGA DE LAS NORMAS DEL MERCADO o recetario de frivolidad:
 
11. Ciertos vestidos de lycra en una mujer son como ciertos pantalones demasiado ajustados en un hombre: ser trendy no es lo mismo que ser elegante; no debería sorprenderte si alguien sin escrúpulos se atreve a ofrecerte por tus servicios incluso menos de lo que has pagado por tu atuendo.
 
 
12. La barra de los bares no sólo es útil para pedir consumiciones, también puedes utilizar la perfecta ergonomía de este elemento de la decoración de interiores, con estoicismo para apostarte en ella cual figura de escayola , en la circunstancia de que no sepas bailar en condiciones. Recuerda: no todo el que va a un karaoke está obligado a cantar.
 
13. Hay zonas VIP de discotecas cuya decoración guarda una sospechosa similitud con el diseño de establos o corrales; no es casualidad.
 
14. La copa a la que no invites hoy será el polvo que no echarás mañana y con los tiempos que corren, la copa a la que te inviten hoy será el polvo que echaste sin darte cuenta ayer.
 
15. La noche no es momento para matar de sopor a tus acólitos y narrar tus fracasos, es momento para crear unos nuevos.
 
16. Dama: si tienes la opción usa pajita para beber y servilleta para sujetar la copa, evitarás riesgo de contagio de mononucleosis y tu vaso se mantendrá libre de antiestéticas marcas de dedos o pintalabios.
 
 
17. Los RRPP son patéticamente respetados y venerados ( y lo impactactante es que no sucede con calculada hipocresía, sino de un modo casi sincero, real!)  por el público mayoritariamente en un orden inversamente proporcional al registro especulativo de los primeros y con frecuencia directamente proporcional a la tacañería de los segundos. Adáptate a la embolia colectiva o perece.
 
18. Maquillarse es un excitante y meticuloso proceso, es como jugar a ser Dalí utilizando tu cara como lienzo: de un trozo de trapo puedes crear una sublime obra maestra; pero cuidado con el surrealismo, mantente en todo momento cerca del realismo.
 
19. Aunque no lo creas, hay diferencia más allá de la semántica entre un afterwork (tomarse cañas a veces sin premeditación después del curro - no es momento para rebajas) y un afterhours (reunirte con premeditación con los despojos de la noche - saldos al 80%)
 
20. Hacer cola para entrar en un garito es humillante.
 
 

7 comentarios:

  1. Añadiría al 11 un "Depende del cuerpo que tengas no debería sorprenderte si ni siquiera llegan a ofrecerte ese algo por tus servicios. Cuidado, que te sirva la ropa de antes del embarazo, la boda, la selectividad o la comunión no significa ni que te quede igual ni que sea adecuada".
    En otro hilo de cosas te diré que me encanta que Júpiter fuera un putero, creo que me habría seducido.

    ResponderEliminar
  2. Cuando participas en un desfile o coreografía sólo te fijas en no darte con el que va delante, detrás, a tu derecha o a tu izquierda... pero pierdes el resultado global. Los maquillajes, los afterhours, los despojos humanos y los admiradores de Júputer (nuevo nombre de un dios menos romano y más terrenal) realizan un desfile indescriptible, imagino que a la salida de cualquier discoteca, cuando definitivamente la cierran por la mañana. Yo conozco, como espectador, el que se realiza en Joy Eslava cualquier fin de semana: La imagen del fracaso y la desilusión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La noche para mí es como una barra de pan, más que en su final o principio lo mejor está en el medio de está: tierna, blandita y con el dorado perfecto.
      Por cierto Dubslav , por tu diestro manejo de la pluma, me da a mí que debes ser de esos caballeros que invitarían a más de una copa a la Duquesa de Vilches, verdad?

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Me quedo con la condesa de Vilches, que parece una señora cultivada en muchos aspectos; bien podría haber editado un manual en su época recomendando no hacer cola en la entrada a una fiesta palaciega...pero aquí, acostumbrados la cola del paro, de Caritas, de los comedores....dentro de poco será una costumbre arraigada y fotografía por Japoneses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tienes razón, probablemente la condesa de Vilches hubiera sido una declarada "gauche caviar", miembro de honor de Caritas pero con inocentes declaraciones a lo "hacer cola para sellar el paro es de pobres"

      Eliminar

Te escucho: