Buscar este blog

7 feb. 2014

Yo César


Hoy la infanta Cristina, hija del tullido rey de España ( y también rey de copas) y que en su día eligió con abierta procacidad para procrear y defraudar al país a un balonmanista de provincias, ha declarado ante el juez Castro por su imputación en el caso Nóos. 
Hace unos días Pedro J. Ramírez, periodista de indiscutible trayectoria profesional, sale o le echan rajoísticamente de la dirección del periódico El Mundo; se despide solemnemente en un derroche de honorabilidad con una carta  "Cambia el director, sigue la orquesta" . Al césar lo que es del césar.

Y mientras en TED Lizzie Velásquez, la mal apodada "la mujer más fea del mundo" nos honra con una de sus cientos de demostraciones de audacia y aliento para afrontar la vida como lo que es: una lotería. Es esta hermosa mujer la que, no por haber sido imputada o despojada de su posición de poder, lanza al aire la pregunta que bien podría valer para todos estos casos: "¿qué te define como persona?".

Llegados a este punto quizás debería dejar de hablar de otros y más de mí a lo Yo César , de mis valores, de mis dudas existenciales, de mis fracasos rotundos, de mis éxitos silenciosos, de si mi profesión me define ...

Pero mejor hablemos de cine, de una de las mejores películas que ha parido Cannes, "La grande bellezza". Su distinguido protagonista Jep Gambardella se revuelca en la decrepitud de una sociedad mundana, excesiva,  pero nada foránea a la más profunda de las intelectualidades. Como siempre para las obsesiones post-film ojo al dato con su extraordinaria banda sonora. Cuando pases por la tierra de los tuertos, cierra un ojo.


Aprovechemos que pasamos por Roma para traspasar el ecuador de la entrada de hoy sumergiéndonos en nuestra palangana particular de belleza,  con la tercera entrega de recetario de frivolidad, que como el lúcido lector podrá deducir viene de los creadores de la 1ª y 2ª entrega de "LAS NORMAS DEL MERCADO":

21. La figura del aparcacoches es como la de un arcángel, te salva de andar como alma en pena buscando sitio para dejar tu tridente. Así que no seas cicatero a la hora de dejarle propina.
"Su Majestad, le devuelvo mi MBE (siglas por las que se conoce la insignia) como forma de protesta contra la implicación de Reino Unido en el asunto Nigeria-Biafra, contra nuestro apoyo a EE.UU. en Vietnam y contra la caída de 'Cold Turkey' en las listas de música. Con amor, John Lennon". (1969)

22. Cuando dejes el abrigo en el ropero, cuando entres a un local, cuando pidas una copa, cuando pises sin querer a alguien, usa las palabras mágicas: buenas noches, por favor, gracias, perdón. Puedes estar borracho, somnoliento o caer en inmerecidos monólogos, pero tus modales al igual que tu ropa interior , son sagrados.

23. Si sales a cenar antes del alterne nunca viene mal que lleves un cepillo de dientes de viaje en el bolso/bolsillo o muy a malas chicles de menta fuerte (de los que taladran las fosas nasales). Y no pienso en morreos, pienso en higiene. Tu boca no es una depuradora, delicia de la ingeniería sostenible.

De Beauvoir, Sartre y colegas alternando discretamente.

24. En mis travesías he sido contagiada , no solo por la inmunidad del guiri sino también por el efecto halo ( sesgo cognitivo por el cual la percepción de un rasgo particular es influenciada por la percepción de rasgos anteriores en una secuencia de interpretaciones) a lo largo de muuuuchos años, pero ahora estoy mejor. Haceros un autodiagnóstico por si acaso. Neurocirujanos con porsche que no tienen ni una coca cola en la nevera de su casa, mujeres con el físico de perfectas muñecas de porcelana y los modales de un troglodita, gafa pastas con la profundidad de un charco, arquitectos con la clase de un bolardo... El mundo está lleno de personas maravillosas, pero también de fraudes.


25. Preguntar en el supermercado a cuanto está el kg. de puerros, solicitarle a la dependienta de Pontejos que te confirme el precio del metro de encaje, eso como cliente es habitual, un derecho casi. Pero curiosamente siempre me ha resultado obsceno, un alarde de pseudomezquindad, preguntar en un bar/discoteca cuál es el precio de las bebidas "cuánto valen los cubatas?" "chico que esto no es una subasta del antiguo Caja Madrid". Consume o vete.

7 comentarios:

  1. Por esos modales o la ausencia de ellos es lo que realmente puede definirte. Nunca los perdamos por favor.

    Donde vivo en las escuelas se enseñan cosas tan elementales como poner la mesa, como comportarse en un restaurante, como estar ante personas; y se les enseña hasta bailar.

    No nos define lo complejo, nos define lo simple que es lo que en el fondo lizzie Velasques nos quería transmitir. No nos define las gafas de pasta, no nos define ser guapo o feo. Nos define, quizá, el poder mantener una velada con una persona y que esa persona nos recuerde por aquel día.

    Sigue así

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido lacasito, gracias una vez más por alimentar, con tu cobertura de seleccionado chocolate este nada humilde blog. Más que curiosa la anécdota que mencionas acerca de de "la educación en la educación" de las escuelas de tu ciudad. ¿Crees que si se lo pedimos a Wert podría hacer algo parecido en España?

      Eliminar
  2. Se lo podemos pedir a Wert y sabes que?? Yo creo que Wert hasta le parecería bien. A quien no le parecería tan bien seria a los padres de los niños del colegio por considerarlos elitista, pijo y burgues.

    Volvemos a lo mismo, estamos taaaannnn acostumbrados a cortar por abajo que no somos capaces de cortar por arriba.

    Es elitista sentarse en una mesa, decentemente? Es burgues preferir comer con un mantel de algodo a uno de plástico barato? Llevamos mucho tiempo confundiendo la velocidad con el tocino y así nos va.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si es los "gauche caviar" son los que mejor lo saben ...

      Eliminar
  3. Dice el sabihondo refrán que por la boca muere el pez... aplicable en el caso de los modales. Yo recuerdo la primera vez que fui a Londres y me crucé en una calle solitaria con un gentleman, con su bombín y todo. Venía dando tumbos, pues llevaba una melopea considerable. Al percatarse de mi presencia, hizo todos los esfuerzos posibles para mantenerse erguido y recto hasta que se cruzó conmigo. Unos pasos más adelante, me volví y el tipo seguía dando tumbos de un lado a otro de la acera. Para mi fue muy aleccionador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. con los tiempos que corren, segura estoy que sólo por el decoro impecable de aquel brit alcoholizado, hubiera merecido la pena enamorarse de él...por hobbie.

      Eliminar
  4. Y, por cierto, ya que estamos... Hay otra disciplina olvidada y que, dentro de poco tiempo también será un valor en alza: la capacidad de exponer ideas por escrito. Continuemos utilizándola.

    ResponderEliminar

Te escucho: